lunes, 22 de julio de 2013

BILLAR A TRES BANDAS

ENCUENTRO






















La misma palabra lo dice: encuentro. La bola del punto o bola jugadora incide sobre la roja por la derecha y con efecto del mismo lado: banda larga de enfrente, banda corta y nuevamente banda larga.

Observaremos que la bola roja (o mingo) se desliza hacia la izquierda hasta llegar al rincón en el mismo momento que llega la del punto, que es donde se realiza el encuentro, produciéndose así la carambola, con su recorrido a tres bandas.

No conviene olvidar que al hablar de bandas, se trata en realidad de las paredes de la mesa, y no de nada que tenga que ver con bandas de música.

En cuanto a la fuerza que hay que imprimir a la tacada, digamos que sería un impulso de fuerza 2 si hacemos la siguiente clasificación:
Fuerza 1: ataque suave, pausado, casi lento.
Fuerza 2: ataque algo más violento, preciso, seco.
Fuerza 3: ataque violento, contundente.

En cuanto a los efectos, imaginemos que la cara de la bola es el mapa de España. Para que la bola retroceda habría que dar en Málaga. Para que vaya a la derecha, en Valencia y para la izquierda en Lisboa, etc.

Así pues, la carambola número 3 nos saldría dando en Valencia con fuerza 2.


LUJO CONTRAEFECTO























El quid de esta carambola está precisamente en dar a la bola jugadora efecto contrario, o sea, de la derecha, lo opuesto a lo que parecería más lógico, ya que de esta manera se consigue que, enviándola al rombo tres de la banda larga de la derecha, luego la bola vaya hasta casi el rincón, pero dando antes en la banda larga de la izquierda, y así poder efectuar el recorrido tal y como dice el grabado.

En el billar, como irán apreciando poco a poco, pueden conseguirse los recorridos más inverosímiles por imposibles que parezcan.

Pero también para esto es necesario jugar en una mesa que reúna las debidas condiciones: limpieza de bolas y paño, taco adecuado, luz en su justo lugar, temperatura de la mesa, etcétera.


MASSÉ














He aquí uno de los golpes verdaderamente difíciles, ya que nuestra bola jugadora, o sea, la del punto, ha de ser atacada con el taco en vertical.

A esta jugada o ataque se le llama massé, y es la única manera que tenemos para conseguir que la bola describa un círculo o un semicírculo. Si observan bien el dibujo, se darán cuenta de que con el taco horizontal nunca se podría llegar desde la posición en que se encuentra la bola del punto hasta el primer rombo de la banda larga derecha.

Y solamente haciendo que la bola describa dicho semicírculo podríamos conseguirlo. Y para ello, repito, la única manera que hay es efectuando el massé, pinchando la bola con el taco casi en vertical, y con efecto de la izquierda, como si, viendo la bola blanca desde arriba o encima de ella, pincháramos en La Coruña, o un poquito más adentro, para no hacer pifia.


Prueben y procuren no romper el paño.


Gráficos de Pedro Maza

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada