miércoles, 6 de junio de 2012

UN CRIMEN PASIONAL IMPUNE EN VALDEGOVIA

A Juan Estruch Sánchez y a su esposa María Angeles Etayo Gauna , les conocí de estudiantes de medicina .Eran de mi misma edad y frecuentaban el Bar Ávila situado en la calle de su mismo nombre en Zaragoza.

Yo solía hospedarme en un Hostal que estaba en esa calle y se llamaba HOSTAL AVILA y creo que todavía sigue funcionando.

Era un hostal donde se alojaban principalmente estudiantes ,representantes de comercio y algún profesor de formación profesional ,como mi buen amigo vallisoletano Alfonso ,el cual a mi me enseñó a jugar a ese juego aragonés tan dinámico y entretenido que se llama El GUIÑOTE.

Juan y María Angeles eran muy simpáticos y abiertos ,a través de la prensa me enteré de como habían sido asesinados en Valdegovía por el antiguo novio de ella Luis Castresana.

La conmoción fue terrible para todos aquellos que les conocíamos al enterarnos del desgraciado suceso.

HISTORIA DEL SUCESO.-

.-El viernes, nueve de diciembre de 1976, se encontraban en la cuadra de una casa de Nograro los cuerpos sin vida de un matrimonio de médicos que habían contraído matrimonio año y medio antes de aquélla fecha. .-Los cuerpos estaban salvajemente mutilados.-

.- Nograro es una pequeña aldea alavesa en la que actualmente solo viven tres personas”. Luis Castresana, pertenecía a una familia que había abandonado Nograro a finales de los años sesenta.

El era mecánico de profesión y trabajaba en una fábrica de ensamblajes de Vitoria-Gasteiz. Paulino Ríos, alcalde de Nograro en la época, declaró a la prensa que Luis Castresana era una persona completamente normal y que había estudiado con alguno de sus hijos.

Desde aquélla fecha y han pasado ya treintaiseis años nadie ha vuelto a saber nada del paradero de Luis Castresana de quien se habló que tenía un billete de avión para Sudamérica comprado antes del día de los hechos.

AQUELLO ERA DE DESMAYO.


.- Contaba el entonces alcalde de Nograro que”a las once de la noche llamaron a mi casa varias personas para que les acompañara a la casa de los Castresana que estaba cerrada. Yo les pregunté si querían comprarla y entonces me contaron que esperaban a su hija y a su marido para comer a mediodía y que no sabían nada de ellos. Solo sabían que Luis Castresana había quedado con ellos. En las afueras de la casa estaba aparcado el coche Dyanne 6 de su hija, alguien se asomó por un ventanuco de la cuadra y vió los dos cuerpos.

Luego empezó a llegar gente, el juez, varios guardias civiles, incluso un oficial y abrieron la puerta con un hacha. La entrada y la cuadra se encontraban llenas de sangre. El espectáculo que tuve que ver allí no se lo deseo a nadie, aquello era de desmayo, los dos cadáveres estaban destrozados por algún cuchillo o algo parecido y llenos de sangre”.

Parece que la familia de las dos víctimas sabía que habían quedado con Luis Castresana y, al no tener noticias de ellos, se imaginaron lo peor. Los dos asesinados eran Juan Estruch Sánchez, soriano de veintiocho años de edad y médico estudiante de medicina según El Correo y su mujer María Angeles Etayo Gauna, alavesa de Erenchun, de veinticuatro años y médico de profesión.

El presunto homicida había sido novio de la víctima durante dos años y parece que María Angeles Etayo le había abandonado casándose muy pronto con Juan.“todo parece indicar que se trata de un crimen pasional”.

HUIDO AL EXTRANJERO.

Comentan que la familia de las víctimas le había recriminado, en alguna ocasión, a María Angeles la forma brusca en que había abandonado a su novio y, por eso, se temieron algo raro cuando la pareja de médicos no volvió a comer a Vitoria como había anunciado.

Parece que los crímenes se cometieron entre la una y las dos de la tarde. Aunque hay quien dice que el presunto autor de los hechos pudo haberse suicidado más tarde , la verdad es que no hay pista alguna sobre su paradero. Como decía El Correo, “según algunos rumores recogidos, parece que Luis Castresana Martínez poseía pasaporte en regla por lo que no es extraño que haya huido al extranjero”.

  De todas formas, con el tiempo que ha pasado treinta y seis años estos crímenes han prescrito y el presunto asesino podría volver a este país, si es que huyó de él, sin tener que cumplir ningún tipo de penas.

6 comentarios:

  1. Yo lo recuerdo, se que dos días más tarde ya había entrado en Bogotá. Luis Castresana lo tenía todo perfectamente calculado,se había reconciliado con ella, posiblemente con idea de ganarse su confianza, el coche se encontró en Barajas, tenía pasaporte, billete, e incluso toda su ropa estaba ya en su coche cuando salió de su casa aquella mañana para reunirse con la pareja en la cafetería Río de la calle Dato de Vitoria,sábado a las 9 de la mañana.
    Por la edad yo me relacionaba con gente de su entorno e íbamos a la sala de baile "Elefante Blanco" de Vitoria, donde yo le vi varias veces e incluso en varias ocasiones bailé con él: era rubio y como de 1.75 de estatura, y bastante sibarita por suerte (aunque yo tenía 20 años y no era fea)no tenía estudios, por lo que no se fijó nunca en mi.
    Para entonces ya debía salir con Maria Ángeles
    y por lo que pude llegar a saber, la familia de esta no estaba muy de acuerdo con aquella relación, ya que él era mecánico.
    Una amiga de Maria Ángeles me contó algo que yo si me lo creí, era lo siguiente: ésta logró una plaza de médico en un pueblo de Soria y Luis le dijo (según me contó) que para él era suficiente verla una vez a la semana; algo que no sentó muy bien a Mari Ángeles. Lo siguiente que se contó por Vitoria fue que en un viaje que hizo Luis a Zaragoza, se encontró junta a la pareja en un bar.
    También por otra vía oi que él le había dicho en varias ocasiones, que pensara bien en su relación por sus diferencias; y que por ello le sentó bastante mal encontrarla con el que sería su futuro marido. Por cierto, éste había sufrido algún tiempo antes un grave accidente de coche y es por ello por lo que no se encontró en condiciones de defenderse de la agresión, esto se dio por supuesto en su momento.
    Lo que se desconoce es que pudo decirle a Maria Ángeles para lograr que le acompañara a aquella casa, que era de la familia de Luis; sea lo que fuere lo cierto es que ella debió decirle que no iba si su marido no le acompañaba y con su propio coche(por lo que en principio sólo parecer ser que quería matarla a ella). Un llamada telefónica muy importante, que esperaba aquella tarde la pareja hizo que saltaran todas las alarmas entre la familia de la chica, la siguiente fue cuando la madre de él encontró su armario vacio. Cuando encontraron el coche dieron por supuesto que habían ido a comer a Miranda juntos en el coche de Luis (el punto trágico lo puso la llamada telefónica que era ineludible). Lo siguiente fue cuando alguien se asomó a una ventana de la casa hacia las 21 horas y vió sangre en el suelo. Entre la llegada de la guardia civil, más tarde el Juez, y proceder al atestado y levantamiento de los cadáveres pasó la noche del sábado al domingo; y como he dicho antes, el domingo de madrugada ya había entrado en Colombia para pasar, supuestamente, a Brasil donde era mucho mas díficil que se concediera la extradicción.
    Por lo que sin ásnimo de contrariar a Javier, se puede suponer que cometió el crimen a su llegada a Nograro, como dos horas más tarde en aquella época: las 11; y asi tuvo tiempo para llegar a Barajas y tomar el avión aquella misma noche.
    A pesar de haber pasado tantos años no he olvidado un solo detalle de aquel suceso tan espantoso que conmocionó a Vitoria durante mucho tiempo. Me llamo Maite.

    ResponderEliminar
  2. Maite, veo que no no has olvidado, pero también quiero decirte que tus recuerdos no son correctos ya que me da la impresión que has puesto parte de tu cosecha.

    ResponderEliminar
  3. Hola a los dos:
    resulta que yo fui compañero de colegio durante muchos años de Juan Estruch, el asesinado. Era un chico sensible y muy bueno en literatura. Escribía muy bien.
    En fin, es terrible este suceso.

    ResponderEliminar
  4. teneis alguna novedad de él?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sigue sin conocerse dato alguno que pueda dar pistas para localizar al asesino Luis Castresana.

      Eliminar
  5. Todavía de conserva la casa donde ocurrieron los echos, todos los habitantes del pueblo siguen pensando que el asesino se fugó al monte!

    ResponderEliminar